Historia

En Morteros, la unión de los trabajadores, tiene un origen similar al de otros lugares de Argentina. Siempre esas asociaciones se estructuran sobre la base de oficios o empleos y tienen generalmente por objeto el auxilio recíproco entre sus miembros y/o la defensa de los intereses de sus integrantes, lo que se lee invariablemente en sus Actas iniciales al enunciar objetivos: «…prestar socorro a los miembros que se enfermasen o quedasen imposibilitados para el trabajo… conseguir que los operarios sean siempre remunerados, de modo que se les garantice su existencia…»


De acuerdo al Estatuto de 1983, el CENTRO EMPLEADOS DE COMERCIO DE MORTEROS agrupa trabajadores de cualquier actividad, sexo, raza, ideología política o credo religioso; que desempeñen la profesión de EMPLEADOS DE COMERCIO; en el sector administrativo, en venta al público en locales comerciales, en establecimientos agropecuarios e industriales, consignatarios de hacienda, de comercialización de cereales y frutos del país; en remates ferias, en entidades civiles con fines de lucro; en agencias de viajes y turismo; en casas de cambio; en empresas de la construcción prestataria de servicios y pompas fúnebres. Se incluyen también a los empleados de comercio jubilados que hayan pasado a tal situación siendo asociados y el personal de este Centro de Empleados. Cuando el empleado de comercio, como consecuencia de su carrera profesional en su empresa, adquiere nivel gerencial o habilitado, con facultad para imponer sanciones disciplinarias por sí, detentando la calidad de mandatario del empleador o la firma, adquirirá por esa sola circunstancia el carácter de personal jerarquizado, quedando excluido de su calidad de socio del Centro.
El Centro Empleados de Morteros, tiene como zona de actuación la ciudad de Morteros; extendiéndose su jurisdicción a las localidades de Brinkmann y La Paquita.

1945- Sus Comienzos

Año clave en la Historia Argentina.. Gobierno militar… Advenimiento de movimiento populista… Malestar general en el país, y de golpe, el pueblo irrumpiendo en la política en seguimiento de un personaje carismático que parecía interpretar sus intereses y necesidades.

El mes de mayo y el techo de una benemérita institución, la Sociedad Italiana de nuestro pueblo, cobijarían a un grupo de pioneros cuya intensa labor llevó a la formación del Centro Empleados de Comercio e Industria de Morteros. Previa redacción de un Estatuto, se concretaba el 15 de mayo de ese año la formación de la primera mesa Directiva, resultando electo para presidente el Sr. Francisco Wagner y como Vice Marcelo Cerutti. Allí comienza la gestión del primer Secretario General Sr. Carlos Bonetto, ante la imposibilidad de Roberto Larrosa de ocupar dicho cargo para el que había sido designado; oficiará como Secretario de Actas el Sr. Oreste Lorenzatti y como Tesorero y Pro-Tesorero los Sres. Francisco Schiapparelli y Humberto Miglioli, respectivamente, quienes junto a los vocales titulares y suplentes desempeñarían importante labor. Cabe destacar también, la valiosa colaboración que prestara en la formación de este Centro, el Sr. Constantino Esper, delegado de Centro Empleados de Comercio de San Francisco. Desde un primer momento, la nueva entidad local se pone en contacto con la Confederación General de Empleados del país y exterioriza su adhesión a la política social de la Secretaría de Trabajo y Previsión de la Nación a cargo del entonces Coronel Perón. En cumplimiento de sus disposiciones estatutarias, se define este Centro, como «un organismo que debe cumplir con una amplia función social y no como simple entidad para recreo entretenimiento de sus adherentes».Puntualiza también, con especial énfasis, que las clases trabajadoras deben encontrar en las fuentes del comercio y de la producción, lo necesario para solventar sus imperiosas necesidades, sin tener que recurrir a la mercantilización de sus derechos cívicos y de su libertad ideológica. El accionar de este Centro, apunta inicialmente, a lograr la afiliación de los Empleados, a quienes incita a cumplir con sus obligaciones pero sin prestarse a maniobras violatorias de las leyes vigentes; y en segundo lugar, se dirige a los empleadores a quienes sugiere no incurrir en infracciones, que además significarían un desprestigio para la ética del comerciante. Precisamente a combatir esas infracciones, dedicará muchos de sus esfuerzos, el Centro Empleados de Comercio e Industria de Morteros. Infracciones contra la Ley de Jubilaciones, casas que no inscriben empleados, indemnizaciones y vacaciones que no se pagan, horas extras que no se abonan, horario de cierre que no se respeta, etc. Pero no sólo actúa contra los patrones; también se realizan apercibimientos o expulsiones con respecto a los socios que no cumplen con las disposiciones gremiales tomándose medidas disciplinarias en varios casos puntuales fijado en el Estatuto Único, sugerido por la Confederación General que fuera aprobado en agosto de 1949.-

1956 – 1984

Los avatares de la política nacional llevan a este Centro a ser visitado por el Interventor Regional de la C.G.’f. Don Alfredo Brumozzo, quien designa en enero de 1956 a Alberto Miguel Devalli como Interventor de esta filial, quien trabajará en adelante, con una Comisión Asesora que firma varias resoluciones, hasta que en octubre de ese año se designa una nueva Comisión Directiva y comienza la labor de Jorge Verzino como Secretario General. Es en esta época que se busca y luego se adquiere un lote de terreno para edificar la sede social del Centro, ubicado sobre la calle Italia, se construirá un salón de 5 m. de frente por 10 m. de fondo, tarea que estaría a cargo del constructor Orlindo F errero. También se logra la asistencia médico-social para los afiliados, con descuentos especiales en Farmacia y Análisis Clínicos. En 1960 asume como Secretario General, el Sr. Fernando Brandolini, quien renuncia en el mismo año y toma el cargo el Sr. Nelso Soldano. En este momento se establecen vinculaciones con Brinkmann y La Paquita, para dejar instaladas allí dependencias de este Centro y se instituye una cuota adicional para acción social exclusivamente de los asociados, que ahora tendrán una cobertura del 50% en las recetas farmacéuticas. Hacia junio de 1964, se designa a Jorge Verzino y a Walter Monetti como Secretarios Rentados, para que se hagan cargo de la Contabilidad y de los problemas que se presentasen y luego se ocuparían también de atender la papelería correspondiente al I.M.M.A. (Instituto Médico Mercantil Argentino) al que este Centro decidió adherir para las prestaciones a afiliados que desearan aportar al mencionado Instituto. El Secretario General Sr. Soldano fue reemplazado en 1965 por Edio Gerbaudi y en 1968, ocupa el cargo el Sr. Alcides Raspo. La Mesa Directiva del año 1969 fue la que aprobó las refacciones a realizar en la Sede Social. El18 de octubre de ese año, se realizaba la inauguración oficial del edificio con la bendición del Padre Ronald Ferrero y la presencia del Intendente Don Hermenegildo Degli. Los primeros años de la década del ’70 tienen connotaciones especiales para el Centro de Empleados por los problemas gremiales, las adhesiones a los paros decretados por la Confederación General Empleados de Comercio o por la C.G.T, los problemas con el I.M.M.A., con los profesionales del Círculo Médico local y con algunas farmacias de nuestro medio.
Ya durante la gestión del Secretario Raspo y luego, en la de su reemplazante, el Sr. Roberto Sartori, se propone y decide la compra de fracciones de terrenos ubicadas sobre la Ruta Provincial N° 1, con el objeto de instalar un camping para actividades deportivas y esparcimiento de sus asociados. Dicho Camping se inaugura oficialmente el 27 de septiembre de 1975, al festejarse el Día del Empleado de Comercio. También en esta época se trabaja por obtener el servicio de Odontología para los asociados.

De los años de gestión del Secretario General Sr. Ovidio Ceccotti, data la relación con O.S.E.C.A.C., hay paros reiterados (durante la presidencia de Isabel Perón) y comienzan los tiempos duros para el gremialismo con los militares del Proceso. A estos problemas se suma la acción de la naturaleza pues el tornado del 28 de octubre de 1978, produce graves daños en las instalaciones del Camping Mercantil. En septiembre de 1979, y debido a la declaración de nulidad de la elección realizada el 30 de junio de 1976, todos los directivos del Centro presentan sus respectivas renuncias, produciéndose una situación de acefalía, por lo que se debió solicitar la presencia del Inspector del Ministerio de Trabajo, sub-delegación San Francisco Sr. Claudio Stéfani.
EI 21 de noviembre del mismo año y con la visita del Sub Secretario General y el Secretario de Actas del Centro de Empleados de Comercio de San Francisco, se realiza una Asamblea General de socios en la que se decide designar a un Delegado Normalizador según lo establece el Estatuto Confederal para atender el cuidado del patrimonio del Centro y el cumplimento de las funciones básicas de la entidad, cargo que recae en la persona del Sr. Ovidio Estanislao Ceccotti. La Comisión Normalizadora se completa con el nombramiento de dos secretarios: Realdo Milanessio y Osvaldo Muela.
Un hecho importante de esta época fue el otorgamiento de un poder especial para la representación de esta entidad en el juicio caratulado «Confederación General de Empleados de Comercio con la Obra Social O.S.E.C.A.C.» Se hacen asimismo, intentos de conseguir la personería gremial y en 1982 con motivo de la Guerra de las Malvinas, se hacen trabajos en conjunto con el Centro Comercial de esta ciudad, con destino al llamado «Fondo Patriótico» .
En 1983 se inician gestiones para la creación de un Sindicato de Trabajadores Mercantiles, sobre la base de la fusión de distintas asociaciones ya existentes, nombrándose a los Sres. Ceccotti y Monetti para que inicien los contactos. Como el arquitecto Hugo Mondino informa que no es posible edificar sobre el edificio de la Sede Social, se busca nuevo lote y se decide la compra del inmueble ubicado sobre Av. El Libertador, aliado de Confitería Aloha. En reunión realizada el 15 de mayo de 1983, en Asamblea Extraordinaria, se aprueba finalmente el Estatuto Gremial del Centro Empleados de Comercio de Morteros confeccionado sobre la base del modelo proporcionado por el Ministerio de Trabajo. Sus 64 artículos fueron discutidos por los presentes y aprobados en su totalidad. Para lograr la normalización definitiva del Centro y obtener la tan ansiada personería gremial, se decide en 1984, crear una Comisión Normalizadora transitoria para que administre la entidad que queda integrada por los Sres.: Ovidio Ceccotti, Realdo Milanessio, Walter Monetti, Osvaldo Muela y Julio Amarante. Finalmente, por Resolución N° 0756 de fecha 24 de octubre de ese mismo año se le otorga la personería gremial; inscripta en el registro respectivo bajo el N° 1273 con carácter de Entidad Gremial de Primer Grado, para agrupar. a los trabajadores que desempeñen la profesión de empleados de comercio.
Anualmente se solicita al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social la subsistencia del C.E.C. En cuanto a la sede social se inicia la construcción del nuevo edificio y luego se llama a licitación para levantar la segunda parte del mismo. Paralelamente, se convoca a elección de nuevas autoridades, para la
que se deben presentar listas de candidatos, resultando ganadora la Lista Blanca que encabeza el Sr. Cecotti, en los comicios del once de diciembre de mil novecientos ochenta y cuatro.

1984 – 1995

En 1985, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, y plena vigencia de la democracia, el Centro Empleados de Morteros, adhiere en forma total o parcial a los paros decretados por la C.G.T. y en el mes de agosto, se decide la venta de la Sede Social de la calle Italia 585, al Sr. Baima en la suma de $ 7.000.-
La finalización de las obras de la planta baja del nuevo local, se inaugura con la presencia de autoridades y representantes varios, el día 14 de abril de 1986.
Los distintos paros nacionales que se suceden durante los años ’86 y ’87 logran la adherencia de la mayoría de los afiliados, pero el no acatamiento por parte de otros y la falta de claridad en los objetivos trae problemas entre los asociados y hasta malestar entre los miembros de la Comisión Directiva, algunos de los cuales llegan a presentar sus renuncias. Además de los paros el año 1987 es pródigo en donaciones y festejos como los realizados con motivo de la inauguración de la planta alta de la Sede Social, el día 26 de setiembre, fecha conmemorativa del Día del Empleado de Comercio. También se habilita un servicio gratuito de asesoramiento laboral, a cargo de la abogada Dra. Graciela Susana Cravero. En 1988 se prosigue con la entrega de Bolsones Escolares a los asociados, a pesar de algunas irregularidades que se constataron. Se produce el nombramiento de la Sra. Alicia M. Iglesias de Monetti como Auxiliar Administrativa a cargo de la Corresponsalía de la Obra Social para Empleados de Comercio y Actividades Civiles (O.S.E.C.A.C.), quien ya estaba prestando servicios en este Centro. Debido a la crisis económica (hiperinflación) que se vive en 1989,se realiza un recorte de gastos y se suprimen servicios como el Bolsón del recién nacido. Se envía nota a la Confederación General de Empleados pidiendo soluciones para la situación asfixiante que viven los empleados debido a los bajos salarios; todo lo cual se agrava cuando O.S.E.C.A.C. anuncia el corte de sus servicios, hecho que recién se soluciona en abril de 1990, cuando se anuncia su reanudación. Asimismo, se decide el alquiler del Salón de la Sede Social, para ayudar a solventar los gastos de luz y limpieza. El 10de noviembre de ese año, se incorpora un nuevo servicio, que consiste en un subsidio por casamiento, estipulado a tal fin por CASFEC. Se realizan contratos con el Círculo Médico Regional y se escuchan propuestas del S.E.M. El agravamiento de la situación con la Obra Social y la acción llevada a cabo por ANSSAL (Administración Nacional de Seguros para la Salud) de favorecer a algunos gremios y dejar sin apoyo a éste, motiva el repudio de la Entidad a través de Carta Documento. Desde el punto de vista administrativo, a partir de 1991 se inician en la Voz de San Justo, las publicaciones de las fechas de realización de Asambleas y la Certificación de Balances por Contador Público Nacional designándose a tal efecto, al Sr. Javier Rivarosa para la realización de la tarea. También durante este año se lleva a cabo la distribución del Primer Boletín Mercantil de esta Institución, publicación semestral que dará a conocer las novedades y tendrá la integración de los afiliados a través del aporte de nuevas ideas. Se aprueba la compra de computadora, se contrata a la Sra. Gabriela Cinello para los servicios de odontología y se adhiere, por supuesto, a la celebración de los 100 años de Morteros, motivo por el cual se envía una plaqueta conmemorativa.
Desde fines de 1992 y durante los dos años siguientes, este Centro se vió ocupado y preocupado por la situación de los empleados de una conocida empresa de nuestra ciudad y por los despidos realizados.
En Julio de 1994 renuncia el Secretario General Ceccotti, después de tantos años de desempeño del cargo, por recibir los beneficios de la jubilación.
Al formarse la nueva Comisión Directiva, lo reemplaza quien fuera hasta el momento, el Secretario Adjunto, el Sr. Raúl Scarmagnan. La gestión del mismo durante el año 1994 y parte de 1995 está relacionada con la realización de un dificultoso proyecto, que finalmente se ha concretado con éxito, el establecimiento de la tan ansiada Farmacia Sindical, que abrió sus puertas el 4 de abril de 1995, después de sortear numerosos inconvenientes. El cierre de empresas locales y la situación crítica de la economía nacional, hacen doblemente loables, esfuerzos como éstos, lo mismo que la continuación de los servicios de odontología, del SEM, los bolsones escolares para dos ciclos, dos veces al año, los subsidios, etc., que esta Institución se esfuerza por seguir brindando a sus afiliados. En el transcurso de 1995 el Secretario General presenta su renuncia al cargo, porque ya no aporta como empleado y ahora está como autónomo. El tratamiento de esta situación fue ampliamente debatida entre los integrantes de la Comisión Directiva y se acepta su renuncia pues para ocupar un cargo se tiene que ser empleado en relación de dependencia y estar comprendido en los Estatutos Sociales y el convenio 130/75. Ahora lo reemplaza quien fuera hasta el momento el Secretario Adjunto: Sr. Realdo Milanessio. Así llega a los 50 años de vida de esta Institución que sobrevivió a los avatares de la política nacional y los desequilibrios de la economía, cumpliendo siempre con el rol específico para el que fuera creada en 1945,adaptándose continuamente a los cambios que las nuevas situaciones requieren en la historia de un país y en la vida de una comunidad.